Me embaucó en un sentimiento tan frío como extraño, que no supe por dónde me venían los tiros. Me atrapó en la incertidumbre, me pilló desprevenida y no reaccioné como debía. No puse el grito en el cielo. Pasó como pasan las cosas pesadas en la historia, sin prisa pero sin pausa, sin pena pero sin gloria. Pasó pero no pasó nada.

Anuncios